01 noviembre 2006

Miscelánea

Mientras en el resto del mundo el festejo a los muertos ya terminó, en México apenas comienza (como debería ser formalmente). Hoy el día de los santos niños, de los inocentes, día en que los mexicanos celebramos la muerte de los pequeños que murieron; mañana a los adultos. Somos el único país en el mundo que se ríe de la muerte, que le canta y le festeja. Muy en el fondo sabemos que es lo único que tenemos seguro, ¿por qué no festejarlo?
Ayer, día de todos los santos (All saints day), al parecer fue un buen día para mí y mi familia; a mi me aumentaron el sueldo una tercera parte; mi madre vendió un terrerno que tenía y que le servirá para poder financiar un poco el negocio; mis hermanas parece ser que le fue bien como siempre. Buen día sin duda.
Hoy también comienza la TNT en su verisón 12 o 13, tal vez 14, no lo sé. Sólo sé que como cada seis meses el centro de convenciones de Ratelolco se pondrá a reventar con todas las personas que esperan entrar a dicho lugar, comprar algunas cosas, ojear otras y quedarse con las ganas de muchas más; una bonita y rara circunstancia consumista de series niponas. Cientos de fanáticos esperando pacientemente la entrada, hablando de series, pensando en que comprar. Ver chicas disfrazadas (jejeje, es de lo mejor). En fin, tal vez mañana vaya con Arturo, un compañero del trabajo y con Toño. Todo depende.
Hoy empieza un proyecto nuevo, el cual me estan explicando mientras escribo esto (hay una pausa). Parece ser que es un reveredo desmadre sobre recoger información, enviarla, recogerla y volver a enviarla, siempre y cuando la primera opeación se realice para seguir con la segunda; y después de que la segunda se hizo, la tercera; y así sucesivamente. Aún no sé bien como anda el dope, pero se oye algo complejo y sobre todo el tiempo apremia (debe de estar para el 30 de este mes que comienza). Con lo que puede peligrar mi ida Guerrero a la boda de Viridiana.
En fin...
Publicar un comentario