24 noviembre 2008

El Principio del Placer

Cuando iba en la secundaría tenía un maestro de español que nos dió en primero y tercero clase y el taller de lectura y redacción (salvo en segundo que nos dio otro profesor). Este maestro tenía un programa de radio los sábados por la mañana. Se llamaba José Antonio. Había veces en las que no quería dar clase como tal y se ponía a leernos cuentos y libros en la clase de Español y continuaba con ellos al final del día en la clase de Taller... era muy entretenido.
Así fue como uno de esos días comenzó a leernos Las Batallas en el Desierto, Algunos cuentos de El Llano en Llamas y nos leyó el primer cuento de El Principio del Placer.
El principio del Placer es una antología de 6 cuentos en la que José Emilio Pacheco nos narra una serie de historias tan variadas como la mayoría de los escritores mexicanos nos dan; la forma de vida de cada uno ahonda en miles y miles de historias que sencillamente son contadas rápidamente, precisas...
Nos narra en el cuento que le da el nombre al libro la historia de un joven adolescente hijo de un general del nuevo régimen político de méxico postrevolucionario que es trasladado como jefe militar a Veracruz, por lo que toda la familia se muda. Es así como vemos la nueva vida del púber (Jorge) en veracruz y cómo se enamora de una chica amiga de sus hermanas a la cual no la precede una buena reputación y en esos tiempos era "una gran falta" a las buenas costumbres. Así, entre anotaciones en su diario (porque todo nos lo narra en diario) descubrimos la verdad de las cosas entre Duran, el ayudante del General; Ana Luisa, la novia; Candelaria, la novia de Duran... así como también lo dificl que es crecer y darse cuenta de que sólo es el principio. 
De los demás cuentos rápidamente:
El segundo, La Zarpa habla sobre la amistad y la envidia de dos amigas que siendo totalmente distintas. 
La fiesta brava es un cuento largo en el que nos narra propiamente dos cuentos: primeramente es un cuento escrito por Andrés Quintana y trata sobre un militar gringo retirado que peleó en Vietnam y que viene a México de vacaciones donde pasa mayormente los días en el Museo de Antropología, es así como un día un tipo se le acerca y le dice que ha sido escogido para ver un más de la cultura azteca y que lo verá el viernes 13 de agosto cuando tomé el último metro de la línea 1 hacia Pantitlán, en Pino Suárez se detendrá un momento y las puertas se abrirán, bajará por ahí y caminará al oriente donde él lo esperara. Hace esto el día indicado y se encuentra con el tipo que lo conduce por pasadizos informes de la ciudad donde las ruinas aztecas están enterradas. Así lo lleva hasta un cuarto donde lo encierra y el gringo se duerme, al despertar es sacrificado en el templo mayor. La siguiente parte de la historia es sobre el escritor Andrés Quintana, una vieja promesa de la literatura mexicana que no triunfó, a la cual un amigo del pasado se comunica con él para pedirle un cuento para una revista, así escribe La Fiesta Brava y la lleva con su amigo, este rechaza el cuento y Andrés regresa a su casa por el metro, al bajarse en Insurgentes observa en el último vagón dirección Pantitlán al militar gringo, Andrés le grita pero no hace caso, sale del metro y es secuestrado...
Langerhaus es sobre un hombre que revisa el periódico y encuentra que un viejo compañero y amigo de la infancia ha muerto: Langerhaus. Rememora su época de amistad y la posterior separación, hasta que un día otro amigo del pasado hace una reunión por su triunfo en el Partido Oficial, y el protagonista hace el comentario de Langerhaus; nadie le recuerda y no existe en los archivos alguien con ese nombre...
Tenga para que se entretenga es una historia sobre la desaparición de un niño cuando estaba con su madre en Chapultepec por un extraño personaje que sale de una compuerta del bosque, el niño que molestaba a un caracol es amonestado por el hombre que sale de la tierra, el niño le pregunta si vive ahí abajo y le pide que lo lleve allá, le pide permiso a la madre que no muy convencida accede, el hombre le da una rosa y un periódico diciéndole "Tenga para que se entretenga" y se lleva al niño a abajo. Pasa el tiempo y el niño no sale... el periódico es de 1862.
Ya por último, Cuando salí de la Habana, válgame Dios es sobre un vendedor de medicinas de Nueva York que está en La Habana por viaje de negocios cuando una pequeña revuelta de los "negros" hace que abandone el país de emergencia en uno de los vapores españoles llamado la Chapuca (o algo así, lo olvidé jeje) donde conoce a una familia española que va a México a hacerse cargo de una fabrica de textiles. Se enamora perdidamente de la hija de los españoles a pesar de su matrimonio e hijos en N.Y. y es así cuando al último día sucede algo impresionate con todos los habitantes del barco.
Léanlo, es una joya que va desde lo cotidiano al realismo fantástico.
Publicar un comentario