05 octubre 2006

Miscelánea

Una de las peores noticias que puedes recibir por parte del banco, además de tus deudas o un posible embargo, es una carta del mismo banco felicitandote por tu "excelente" manejo de la tarjeta de crédito, con lo cual, te informan que han aumentado tu saldo crediticio. Me resulta un poco fastidioso esto, ya que siempre hay la tentación de poder comprar algo y endeudarte con una computadora o algunos videojuegos que siempre has querido tener, o poder comprar... en fin. Ahora con lo que debo en la misma he llegado a la decisión de no usarla más, así que ya no forma parte de los componentes de mi cartera.
Durante mis consabidos trayectos en el metro-metrobus, además de ir observando mujeres, escuchando música o ir leyendo, me gusta ir viendo a las personas que suben al transporte. He notado que hay algunos weyes que se ponen una especie de micropore-maskin en la nariz para darle a la misma la impresión de ser más respingada. Particularmente, lo de hacerse respingada no lo he notado, más bien parecen monos (ya saben, micos de los cuales tienen la nariz hacia arriba y aplastada... estilo Michael Jackson) . Además de esa extraña "moda" de achatarse-alzarse-alargarse la nariz, hoy mientras venía en la pendeja en el metrobus se subió un tipo que no traía dichos pegotes en la nariz, sino que los traía en las orejas de forma que las aplastaban hacia atras. No sé porque pero me pareció mucho más ridículo esto de los oidos que lo de la nariz (que no deja de ser ridículo).
Casi todos los hmbres nos despertamos con "casa de campaña", según algunos expertos es porque el pene necesita oxigenación; según otros (eso me dijeron cuando iba en la escuela) esto se debe a que cuando la vejga se llena presiona a los vasos sanguineos obstruyendo su completa circulación ocasionando que la sangre se vaya al pene /hay wey que científico, hasta diciéndole pene al pito). Digo, quien de nosotros alguna vez se ha levantado "levantado" y ha sentido esa imperiosa necesidad de calmar al buen compañero. Esta acción es conocida como la "mañanera" y hay veces que es esa labor la que te ayuda a despertar por completo en un día de weba. Dios bendiga a la mañanera.
Publicar un comentario