23 octubre 2006

El sendero de Rita

Si alguien ha leido más de un libro de Mario Benedetti, sabrá que se distingen claramente tres fascetas en sus historias-novelas: la primera de ellas es la etapa "predictadura" donde la mayor parte de sus historias son cotidianas, románticas y sencillas de un Uruguay de principios-mediados del siglo pasado; la segunda etapa es la "dictadura", donde el autor nos deja ver claramente sus intereses y sus convicciones respecto al golpe. Se caracteriza principalmente por su gran con contenido plítico, sátiras de militares y los relatos de despatriados por el golpe. Y finalmente, la era "postgolpe", donde después de años de vivir exiliado en distintos paises, nos muestra la nostalgia que lo embriaga a él y a sus personajes con la patria querida y por fin, el regreso a casa.
Del último periodo sólo he leido tres libros: El primero es "Primavera con Esquina Rota", donde nos narra la vida de un preso político y la vida de su mujer, hija y padre en el exilio; para que al final él pueda reunirse con ellos teniendo un vuelco no esperado. El segundo es "La borra del café", que propiamente retoma el estilo de sus antiguos relatos, situándose en un Montevideos de los 30-40 y 50's donde maneja el concepto de realidad fantástica de un pintor y Rita, una misteriosa chica que se le aparece siempre que va a suceder algo. Y por último, "Andamios".
En éste libro Benedetti expolora el tema del regreso a Casa después de 20 años de exilios de Javier, dejando en España a su hija y su esposa para volver a su país. La vida transcurre normalmente, entre recordar vivencias, amigos y familiares y adecuarse al nuevo estilo del país. Poco tiempo después de su llegada, Javier se reencuentra con Rocio, una antigua compañera de movimiento, la cual cayó en prisión y fue torturada ampliamente con tal de decir lo que sabía y delatar.... comienzan una relación que poco a poco se convierte en amor.
Durante sus sueños, comienza a soñar con una mujer rubia muy linda que siempre termina desnuda frente a él en un vagón del tren. Poco después, termina sabiendo su nombre: Rita.
En este libro en conjunción con "La borra del Café", nos manejan una personalidad propia de la muerte de nombre Rita. Personalmente me agradó el "Crossover" que tiene Javier con Claudio, el protagonista de "la borra..." donde comencé a sonreir mientras hablaban de Rita y las pinturas que Claudio hacía con ella.
Un final inesperado como siempre sucede y un lado muy humano de Benedetti.
Publicar un comentario