09 octubre 2006

Miscelánea: Libros

Por fin terminé Regina y a mi parecer no fue bueno. La historia brevemente (y para seguir con el 2 de octubre) trata sobre una extraña reencarnación de una antigua sacerdotiza azteca que tiene como fin "despertar" a la nación de su eterno sueño y conformismo, todo esto en 711 páginas que bien podrían haber sido muchas menos y que viven de presunciuones y referencias "nacionalistas" intercaladas con la aberracióin de la conquista y consiguiente, y el fanatismo a la virgen de Guadalupe. Todo lo anterior transcurre durante 20 años, desde el equinoccio de primavera de 1948 hasta el 2 de octubre de 1968, dónde el autor nos narra la vida completa de la protagonista desde antes de que esta naciera hasta su muerte en el altar del templo de Tlatelolco el día de la matanza.
La verdad me pareció un libro, como había mencionado en post anteriores, inversosimil, demasiado ambisioso que termina por no cuajar (diria Dave, como uno de Stephen King), que si bien lo único que vale la pena un poco es la crónica de los acontesimientos (que si bien es ficción en parte, realidad en la otra)
Por otro lado, el viernes comenzó en el centro del DF la feria del libro de la Ciudad de México a la cual fui ayer con la intención de ver libros y darme una vuelta para ver a la comunidad literaria del DF. Para bien o para mal (que adecuada es esta frase ahora si) la mayoría de los puestos no aceptaban tarjeta de crédito, con lo que me quedé con una gran ansiedad por algunos libros que ví y que no pude comprar (vi el de Andamios y Montevideanos de Benedetti, el de Imágenes en Moviminto de Pratchett, etc... en verdad sufrí) y sólo terminé comprando un mísero libro (no por el libro, por la cantidad) de Bernardo Fernández aka BEF llamado "El Llanto de los Niños Muertos", que el mismo autor me autografió, después de una pequeña plática de moneros y ficción. No dejen de asistir, está buena la feria y hay demasiado material, va a estar hasta el 15 de este mes.
Publicar un comentario