30 agosto 2005

Odio leer a Benedetti.

Odio leer a Benedetti, más porque es uno de mis autores favoritos. Lo odio por razones que no tienen sentido explícito, sino más bien nada.
Las lecturas de Benedetti son siempre tan efusivas, tan personales, tan únicas que llegan a ser lo que esperas leer, pero siempre termina con el giro completo de lo que esperas dejar de leer. Es a lo que yo llamaría romper la continuidad de la lectura. Por eso odio y venero a Mario Benedetti.
Primavera con Esquina Rota es un libro intrsopectivo como lo son los de Benedetti, demasiado diálogo interior, razonamientos de los personajes en los que el autor se proyecta, cotidianidas rota por un problema común que no es tan común y toma el eje central de la vida de los personajes que en base a él, realizan acciones que sugieren otras que terminan efectuándose.
El argumento en resumidas cuentas trata sobre las relaciones amorosas de una pareja que se encuentra distanciada por causas del exilio (recordemos que durante los 70, en América Latina hubo una gran cantidad de dictaduras que perseguían a los intelectuales que pedían otra forma de vida. Muchos de ellos muertos, otros presos y otro gran número de ellos exiliados en paises "neutros") todo gira como se espera, hasta que Graciela (la esposa) se da cuenta de que ya no necesita a Santiago (el que está preso) y que ha dejado de sentir amor carnal/amoroso por él y comienza a enamorarse de un amigo de Santiago que está también exiliado con ella. La historia se centra en lo que pasa con ellos, las cartas y las ya sabida y enumeradas introspecciones de él y el padre de él, así como diálogos de ella y otras personas; además de unas secciones de la hija del matrimonio que explica a su manera ciertas cosas que aprende, y textos memoriales del autor sobre su exilio.
Recomiendo el libro con mucho gusto.
Publicar un comentario