02 octubre 2007

Miedo

Hoy antes de llegar al trabajo pasé al banco a recoger mi NetKey (el tercero) y mientras esperaba a que me lo dieran ojeé un folleto de un seguro de vida. Me preguntó el que me atendía que si no quería tramitar un seguro de vida y sin dudarlo dije que sí. La razón, tengo miedo.
Sí, tengo miedo. Miedo de no ver más a mi niña linda, a mi mamá y hermanas; no a lo que me pase a mí sino a eso: a no verlas.
Salí del banco y me puse a llorar, un llanto que si bien no es lo que hubiese querido hacer, si me hizo darme cuenta que es lo que me pasaba desde el domingo en la mañana en que vi a mi niña y a mi mamá (el sábado vi a mi amor, pero no sucedio nada). Fue como un detonante medio raro lo que me sucedio y se lo conté a Aideé pero no fue suficiente, tenía la certeza de eso, pero no completamente desde dentro de mi mismo. No convencido pues...
Así fue como después de salir del banco no pude reprimir las lágrimas que salían. Ya en la noche cuando regresaba en mi casa, mi tranquilidad poco antes u horas recobrada me comenzó a hacer mellas. Tengo miedo de andar en la noche, me estoy poniendo paranóico; pero sé que pasará porque ya lo reflexioné, pero mientras es incómodo estar así.
Aideé te amo niñita, sonrió de sólo pensar en tí, de recordarte y de soñarte. Te amo.
Publicar un comentario