18 diciembre 2006

Miscelánea

El fin de semana me fui a San Juan del Río con Toño, Nadia y Oscar. Un fin de semana lleno de alcohol, tables, juegos de rol, Xbox y demás chunches que acostumbramos hacer. Dos días de desmadre que tienen un peso extraño en mi persona. Por alguna razón extraña me siento mal interiormente (de por si me duele el estomago), me siento fatigado, cansado, preocupado de mal humor, sin ganas de trabajar.
Preocupado por David, y sus problemas que de alguna forma terminan incluyéndonos sentimentalmente. Preocupado por mi vida, por esa falta de amor que necesito. Me estoy cansando cada vez más de estar solo, de no tener nada ni nadie a quien decirle "Te quiero", o escucharlo de alguien que me lo diga; pero también tengo miedo de perder, de volver a lastimarme como me ha sucedido en otras ocasiones...
Irónico, no es así.
Me estoy cansando del trabajo, ahora si necesito tiempo para pensar, para descansar; añoro las vacaciones que no he tomado en mucho tiempo (no he tomado unas buenas vacaciones desde la prepa, la universidad me la tomé corrida en tres años con una semana entre cuatrimestre, las vacasiones del trabajo pasado no las tomé por buscar una planta en serio, este no tengo por el recién ingreso).
De verdad que hoy no me siento a gusto, ni conmigo mismo ni con nada de lo que me rodea.
Publicar un comentario