01 junio 2006

Es dificil separase de una imagen, pero....

Una de las grandes preocupaciones de los frikis como yo es ver alguno de sus instrumentos de culto (entiéndase comics, libros o videojuegos) adaptado a la panatalla de plata. Primeramente te surge una emoción del pecho por el simple hecho de que uno de los artefactos de felicidad y distracción que acostumbras frecuentar se verá realizado en cine; piensas: "ya era hora de que se dieran cuenta que merece la pena una película", o tal vez "he esperado este momento durante años", cosas así. El punto es, que por más consciente que estés de que lo que estas a punto de ver es sólo una adaptación de algo que en verdad valoras, no puedes descontextualizar en un cien por ciento una cosa de la otra.
El caso es que ayer después de una visita a ComicCastle para pasar por el número 42 de Wolverine, Dave y yo acordamos pasar a ver la última saga de X-MEN. Lo primero que quiero destacar es el hecho de que desde el comienzo de esta trilogía, nunca fue de mi agrado total; la primera parte se me hizo forzada y aburrida de no ser por el mutante de las garras de Adamantium y ver a la morenaza Hale Berry de Storm. La segunda parte es mucho mejor que la primera y me dejó un sabor mucho más agradable. Así que sólo faltaba ver la última parte de la saga.
Lo que puedo decir de todo esto es que en realidad fue buena la película, pero por otro lado, me deja ese estado de "eso no es así", "no no no, eso está mal, lo que pasa es al contrario" y comentario que me rememoran la parte que estás acostumbrado a considerar como real. En si, como digo, es una buena película pero le falta un no sé que qué sé yo. Ese algo que para mí como fan no me llenó del todo. Es dificil separase de una imagen. Lo mejor de todo es que Spidey es mucho más apegado al comic, esperemos Spiderman 3.
Publicar un comentario