16 octubre 2005

Los lentes oscuros

Muchas personas de la ciudad tienden a cubrir sus ojos con lentes de colores exótico y diseños floripondios que ni en la era de la psicodelía se usaban. Los lentes osuros cuya principal función era proteger al ojo de la sensibilidad de la luz, se vuelve un aspecto más monótono de un "wanna be" gringo.
Bien resulta que es bueno traerlos. No necesitas andar cubriéndote los ojos con las manos y demás artilugios que hacemos para que la luz no lastime; tengamos una visión mejor o así. Sucede que la mayoría de las personas olvidan este principal objetivo y lo usan, como había dicho, en un accesorio de la moda. Por ejemplo, ¿de qué te sirven unos lentes a las 11 de la noche dónde la única luz posible que te lastime es la de un relfector de más 500 watts que por ende no mirarías de frente? O, en el metro a 30 metros de profundidad, sólo para que alguien volteé y te diga "oye chidos lentes" o cosas así.
Personalidad, o un aspecto de ella lo es tu ropa (o es lo que quisiéramos que fuera). Englobar un aspecto sencillo de tí en como te vistes (diría encasillar) es demasiado común en estos días; ya no importa el como eres, sino el como te vistes, lo que traigas puesto o lo que tengas para ponerte. Y lo peor de todo es que no sólo es un ámbito social alto; sino que muy por el contrario, desde los más pandros que copian un estilo hasta los más mamones de todos que están a la altura de la moda atrasada 4 años a nivel mundial.
Accesorios que te hacen visible a la vista de las personas, materialidades que nos obligan a decir que esta "in" (jaja, una regresión, ya no se una más esa palabra) o no lo está. Por lo mientras, lo único que podemos hacer es esperar a que el sol salga, calzarme los lentes que compré y salir al metro a lucirlos.
Publicar un comentario