10 octubre 2005

Casi es quincena

No se si se han fijado, pero la mayor parte de las veces no sabes en que te gastas el dinero que con el sudor de tu frente ganas. Me rinde menos que antes que no tenía; pero es normal o parece que es normal todo esto.
Seguramente, a muchos de ustedes les sucederá algo similar: llega el día que te pagan y sales emocionado con tu cheque/depósito para pensar que es lo que comprarás este mes; algo lindo para poder disfrutar de lo que tanto te costó ganar. Resulta que momentos después de haber comprado eso que justo querías, que anhelabas y que te daría la felicidad buscada, termina por convertirse en un recordador de lo que no debías de hacer. Te viene a la mente el gasto (si es que das gasto), los gastos personales ( pasajes, gasolina, comidad, etc) y resulta que justo lo que acabas de comprar era lo que te desacompleta todo lo que necesitabas.
Otra de las cosas que sucede muy a menudo es que cuando más teines más rápido se te va. Es casi una ley de la física social que nos dictamina a ser consumistas por obligación más que por gusto. Dicen que no es bueno arrepentirse de las cosas, pero cuando andas demasiado justo en gastos y vez que lo que compraste no te dará un nivel de satisfacción adecuado al grado de gusto esperado, terminas arrepintiéndote de comprarlo, aunque sea por un sólo minuto y después digas: "Ni pedo, ya lo compré". Algunas veces estas son las cosas que más llegas a usar...
Es quincena en uns cuantos días, 5 para ser exactos. La ciudad se dará un respiro; gastará lo poco que tiene para regresar al limbo de preocupaciones y rayamientos económicos que vivimos, mientras el presidente y unos cuates informan de un nivel de economía que ya no emplea palabras como "devaluación". jajaja.
Publicar un comentario