18 diciembre 2008

Tijuana Dream

Como recordarán, la semana pasada decía que tenía marasmo por leer. Me sucede cuando leo un libro muy grande o cuando es algo que me parece cansado, en su caso había sido El Hombre Duplicado (no por cansado, sino por largo...) y por lo que dejé Bosheviquis de PIT II como pendiente; seguí con El Diario del Che que me costó trabajo terminar hasta el lunes que le di fin. Ese mismo lunes fui a la librería y compré Tijuana Dream de Juan Hernández Luna que había leído la reseña alguna otra vez.
Generalmente para pasar este estado de ánimo; o leo algo que me haga reir, o dejo que pase un poco de tiempo. En este caso fue la primera.
Tijuana Dream es uno de esos libros del policiaco mexicano que los hacen únicos en su género. Nos cuenta la historia de Antonio Zepeda, un ejecutivo de seguros que debido a un mal de amores decide irse a Tijuana a curárselo. Allá conocerá a Nick, un tijuanense que le salvará la vida cuando un grupo de "Vaqueros" deciden madrear al Chilango en el baño de un bar. De ahí ambos se hacen amigos y deciden que lo mejor para los males de amores es un reventón a lo cabrón; es enesa guarapeta en la que Nick le confiesa a "Tony" su historia y como está metido en un asunto cabrón de drogas. Se ven envueltos en curiosas situaciones donde la jefa de los pedos de droga y su amante Chuy (o viceversa) deciden que Nick sabe mucho y es hora de hacerlo callar.
Pasa el tiempo y al parecer todo lo de Tijuana quedó en el pasado, pero es justo un día que regresa a su casa encuentra a Nick con la garganta abierta tirado en la alfombra de su cuarto y con ellos los problemas de Tijuana lo siguen.
Un libro con todos los elementos del policiaco mexicano: cábula, albuerero, mujeres, sexo, amistades, cantinas, amigos incondicionales, más mujeres, una hija demasiado lista, una ex-esposa de la que el prota sigue enamorado, narcos, microhistorias que tienen repercusiones en la historia central...
Un libro que me puso muy muy feliz la verdad.
Publicar un comentario