12 mayo 2005

El amor en aras de un ideal

La idea del amor es casi universal en todas las personas que habitan en este planeta, la universalidad de este concepto radica en la filosofía occidental de encontrar una pareja con quien vivir durante toda tu vida, el no sentirse solo es de lo primordial para un ser completamente social que no podría caber en un sitio completamente solo.
Por tal, es tan importante la idea de un amor duradero y sobre todo verdadero que nos reconforte en maneras únicas y singulares... ¡Ah, el amor!
Pero sin duda, este concepto clásico del amor ha ido cmabiando conforme el tiempo pasa, y sobre todo ido moldeándose a las diferentes sociedades y corrientes ideológicas. Muchas veces hemos visto (en pelícuas y libros) la idea del amor verdadero que los ingleses tienen y las cualidades que buscan en él; la creativa idea del amor comunal que muchos franceses compartían, pero destacando también ese ser único que dará todo por el otro; la idea del no-amor-amor en China y paises orientales; y podemos seguir con muchas cosas de ese tipo, pero a lo que quería referirme en este blog es sobre el amor y los ideales, o dicho de otra forma, como es que es iinterrumpido el amor por lo que piensas.
Un claro ejemplo de esto es la situación política y la concepción del amor. El ejemplo es la cultura árabe en sus fascetas de negación de éste como solo motivos religiosos, veamos a Afganistan dónde el derecho a enamorase es negado y las familias deciden con quien es la pareja destinada a casarse sin siquiera haberse conocido; algo parecido ocurre (ocurría tal vez, ahora no lo sé) con los matrimonios judios donde son celebrados con fines mercantil-religiosos. Ideologías han sido siempre motivo de separación en el amor: vemos a Pavel Vlasov verse alejado de su amor por motivos puramente socialistas debido a que prefiere el bienestar del pueblo al suyo (esto en la novela La Madre, de Gorki), El típico revolucionario español que por llevar dentro de él la idea de la igualdad decide dejar a su amada... en fin ejemplos hay muchos, y motivos más, pero lo importante es que por lo menos sientas, a tu modo el amor.
Publicar un comentario