06 julio 2007

Miscelánea: de todo

Fin de semana por fin... o casi. A un día de que llegue el descanso es cuando las cosas más lentas se te hacen. Te despiertas sólo para llegar al trabajo porque "posiblemente" un cliente con problemas se conectaría paa que pudiésemos ayudarle a resolverlo, pero llegas y ni rastro del cliente con problemas. Llegas a tu lugar para ver la aplicación que dejaste corriendo ayer y ves que esta falló y que es necesario ponerle un parche para que pueda funcionar adecuadamente.
Mientras esto pasa, no he estudiado gran cosa para mi examen del ceneval de la próxima semana. Sólo necesito darle un buen repaso a todo lo que necesito, hacer unos ejercicios de matemáticas y NO OLVIDAR la calculadora (estoy casis eguro que si en el examen anterior hubiera llevado calculadora los 17 puntos que me faltaron los hubiera ssacado fácilmente), de ahí en fuera nada más que repasar....
En la semana en uno de los tantos y tantos debrayes que hay en la sala de juntas, comenzamos una historia basada en nosotros como personajes; una parodia a Star Wars tomando en cuenta a las cosas del trabajo y casa uno de los que aquí estamos día con día; me toco ser Chocovaca (que mierdas) pero el más culey de todos fue a Roy que le tocó ser Roytripio (el puñaloide de prontocolo jajajaja) espero terminar esta historia pronto y la pondré en el otro blog de cuentos que hace casi dos meses que no toco (Historiando); de hecho no he escrito nada al respecto, ni de mi cuento-novela-historia (que por cierto este año cumplió tres desde que lo comencé y tres desde que el Dave comenzó a escribir conmigo. Al momento van como 90 páginas tal vez más tal vez menos....) ni de los cuentos que tengo pendientes nada de nada.
Leído esta semana tampoco, el libro que esta en la sección no lo he terminado, me faltan dos cuentos. Hablemos de él ya que se lo regresaré a mi niña. Aquí no eres un extraño es un libro de cuentos demasiado demasiado duro, pesado pero muy muy bueno. Cada uno ellos refleja un sentimiento que el autor definitivamente ha vivido (ser tan profundo en el relato lo refleja), definitivamente un buen libro pero muy pesado (por eso no lo terminé). El autor nos narra su visión del mundo desde sus personajes (la mayoría de ellos gay) y sus formas de vivir, de sufrir y de sentir. Hubo un relato que casi me hizo llorar: trata sobre un joven que trabajaba en una inmobiliaria y que pide sus vacaciones de cuatro semanas y su plan es retirarse de todo, lo vemos poco a poco vivir los días en un recuerdo que le produjo "la enfermedad" (como él lo llama), de dar todo por perdido hasta que todo lo que fue no queda nada mas que un recuerdo que lo acompañará hasta el último momento junto a su padre. Tal vez no lo resumí muy bien, pero las sensasiones que pone el autor te dejan frío frió, y al final con un desgano y pensando en la muerte en todo momento, en que no somos eternos pero podemos hacer la vida más fácil.... lo recomiendo si no te cansa demasiado lo profundo de un libro, lo interpersonal.
Publicar un comentario