30 enero 2006

Año del Perro


El fin de semana se llevó a cabo la celebración del año nuevo chino; con la entrada del año del perro a los calendarios orientales; y como todos los años, en el barrio chino de la ciudad de México ubicado en la calle de Dolores en el cento histórico (para más referencia a dos cuadras del eje central con rumbo a Juárez, y a dos de la Alameda Central).
Había mucha gente como en casi todos los eventos en que hay espectáculo y que por supuesto es gratis; los restaurantes llenos a reventar y las miles de personas que se hacían lugar en un inexistente espacio que rodeaba y circundaba a los artistas marciales; a los hacedores del espectáculo que muchos fuimos a observar. Abrirse paso entre la muchedumbre que se gritaba miles de cosas en un lenguaje no muy apto para los pequeños niños que deambulaban en el lugar, o los pobres que eran usados como escudo por sus padres para pasar.
En las calles aledañas al pequeño barrio chino (en verdad se le puede decir barrio chino; verdaderamente es una calle llena de restaurantes chinos y algunas tiendas; como que le hace falta algo más...) vendedores ofreciendo estatuillas de perros conmemorando al año entrante; otros más vendiendo galletas de la suerte y algunos otros haciendo su agosto con discos de música oriental. Un ambiente no de sublime convivencia como podría decirse, ni tampoco el acabose de desorden, sino de tolerancia mutua por todos.
Lo más impresionante, los bailes de los leones y los fuegos artificiales en la noche. Lo peor, el poco espacio con que se cuenta para esta celebración; el gobierno debería dar un poco más de lugar para este evento, aunque dificilmente sería aceptado por los locatarios de los restaurantes.
Publicar un comentario