07 julio 2005

Del gozo a la desgracia.

Hablar de Inglaterra es un tema no muy grato para mí. En lo personal los ingleses no me caen muy bien; no es su persona, sino sus actitudes de extrema pedantería. Además de que históricamente han cometido miles de situaciones para su sólo beneficio: conquistadores, imposición de ideas, destrucción de culturas. El caso es por igual a muchos otros países que se desarrollaron durante siglos con ésta forma de vida. No me desagrada del todo su cultura "snoob"; por el contrario es muy rica y que sería del mundo sin las grandiosas aportaciones musicales, literales, científicas, deportivas y demás.
Resulta que las dos caras de la moneda se mostraron rápidamente para un país sumamente desarrollado: sólo cuestión de horas para que ambas llegaran y se fueran como tal. La primera, Londres ganó a paises como Francia, EU, España y Rusia la sede de las próximas (lejanamente alejadas) olimpiadas del año 2012. En un ambiente de festejo en todo el país que sin duida surgió y derrotó a la favorita Paris para albergar dicho evento deportivo; las calles repletas de gente esperando el momento de los resultado; el júbilo al descubrirse ganadores; el festejo no se hizo esperar; el gozo de un país.
La otra cara de la moneda. Hoy comenzó el país con una terrible noticia el día; un "posible" atentado terrorista diezmo las estaciones del metro de la ciudad, al tiempo que un camión de pasajeros explotó; se habla de 22 muertos y mas de 1000 heridos. Es irónica la velocidad con que el gozo se transmuta en terror, desgracia y perdición. No es justo, ni para un país que causó tanto mal en su pasado.
Publicar un comentario