02 abril 2007

Miscelánea: Tianguis

Ayer fui al tianguis a comprar un par de tenis porque los que traía ya estaban pa la chingada, rechinaban re gacho y ya quería unos nuevos. Así que como siempre he hecho fui a la San Felipe a comprar mis tenis nuevos (antes iba a Tepito, pero después de muchos estudios comparativos, me di cuenta que es más barato en la San Felipe y por mucho). Mis papás siempre fueron comerciantes y antes de tener el negocio siempre vendíamos en tianguis; por lo que sé lo fatal que puede resultar que llueva en un día de plaza; la vida real del tianguis es aproximadamente de 5 horas (tomando en cuenta que la mayoría de los puestos terminan de tenderse a las 11 y media casi doce, otros antes) y terminan de vender o comienzan a recoger sus cosas a eso de las cuatro y media casi las 5, por lo que las horas de venta propiamente son pocas. La lluvia es un enemigo natural de los tianguistas. Esto porque ayer me mojé mientras caminaba por el tianguis revisando los puestos de fayuca en busca de unos tenis baratos (ni tanto realmente).
Es relativamente bajo el costo de unos tenis a comparación de una camisa o playera de marca. Por ejemplo, unos tenis chidos nike, reebock, adidas o cualquier marca que se te ocurra los consigues en un precio rasonable (desde 200 varos los consigues, nuevos todos) mientras que una playera te cuesta de 100 a 200 varos cada una (no manches!) Con un par de tenis te compras una playera (y tomando en cuenta que una playera dura menos que unos tenis).
La San Felipe es considerada (por algunos y hasta donde me quedé) como el tiaguis más grande del Mundo (sí, así es). En México, los tianguis han sido una herencia cultural desde tiempos precolombinos y es una verdadera pena que ya no sean tan visitados como antes (igual sucede con los mercados); están muriendo por las grandes tiendas departamentales que poco a poco terminan haciendo una competencia que no puede ser seguida por los comerciantes. Visiten los tianguis y mercados
Publicar un comentario