16 abril 2007

Vacaciones

El infernal regreso de las vacaciones no es sólo infernal para los chamacos, sino para todos los demás que nos vemos afecados por su regreso; dicho de otra forma, indirectamente afectan a los que no vamos a la escuela. El mejor ejemplo de esto y consabido por todos es el pinche tráfico de la mañana, donde todos los automivilistas se ven afectados por otros tantos que se levantan tarde para ir a dejar a los niños en la escuela; y lo peor de todo esto es que aunque te levantes 15 minutos antes para no encontrar tan pinche obseno el tráfico resulta que está igual.
Lo mismo sucede en el metro, que si bien ya va lleno hasta el queque, se revienta mucho más cuando los pequeños (y no tan pequeños, hay unas chicas que de pequeñas tienen la edad nadamás) entran a la escuela. Las madres que desesperadas por entrar, avientan literalmente a los chiquillos dentro, mientras pelean desesperadamente por entrar con la mochila puesta y la lonchera en la mano. Ya dentro, la madre considerada dice al chiquillo "agarrate(agarrénse) del tubo.... (aquí va el adjetivo favorito de la madre hacia el niño o niños)" siendo que están exáctamente enmedio de la puerta alejado completamente de todos los posibles puntos de agarre. Hay otras madres que por ser precavidas con los pasajeros, se van hacia atras o a los lados, para que la puerta quede libre, ocasionando que poco a poco se queden encerradas por la gente y es un verdadero problema cuando intentan salir con los niños (y exáctamente lo intentan cuando la puerta está a punto de cerrarse).
Pero, también es bueno regresar a la escuela, de chavo te aburres y la escuela, aunque parezca raro es la solución, entre el desmadre que hay, los chistes, los cuentos de que hiciste en las vacaciones, etc. las primeras semanas se te pasan en eso, después viene lo aburrido....
Publicar un comentario