08 enero 2007

¿?

Conforme transcurre el año, la vida te trae sorpresa (sorpresas te trae la vida, ay ay), como la opción nuevamente de un trabajo; una declaración rara y jamás esperada, cambio de oficina en el trabajo, etc. Lo importante es saber mantener la cabeza fría en algunas de estas situaciones (y la verdad no puedo darme de "cabeza fría", soy muy corazón de pollo).
Y es que algunas veces vas por la vida sin olertelas en lo más mínimo, creyendo que las cosas son como todos los días que pasan grises, sin saber que de un momento a otro pude suceder algo que le dé (lleva acento?) una nueva temática o forma de ver las cosas.
Cómo el hecho de que una de las chicas lesbianas con las que dormiste alguna vez te diga que le gustas mientras estás en la cantina esperando escuchar que fue lo que pasó con el amor de su vida de tu amigo gay; o mientras estas en el baño después de comer pensando en la inmortalidad del cangrejo (o viendo los puntitos de la puera del baño del trabajo) y recibes una llamada de tu exjefe y compañero diciéndote que ya tiene tu contrato en la mano sólo para que lo firmes.
Definitivamente tiendo a ser muy sentimental. Aunque algunas veces no se vea de esa forma y todos te crean un valemadres (que lo spy también) un "pseudo-intelecual" de poca monta, un neurótico coleccionista de comics-anime-revistas, un amante-fan del fútbol que no tiene la playera de su equipo y que nunca ha estado interesado en comprarla.
No sé muy bien el porqué de este post, raro como yo, siepre lo he dicho.
En fin, sigamos con el juego de la vida
Publicar un comentario