06 septiembre 2006

Igualdad

Siempre me he considerado una persona feminista en todos los sentidos; odio o detesto a las personas que consideran a la mujer como un símbolo, objeto o cualquier cosa que las denigre. Siempre he dicho que las mujeres son incluso mas listas y valientes que los hombres, más humanas y con muchas características únicas que las definen.
El caso es el siguiente: Hace un par de días, tal vez una semana o más, viajaba cómodamente en el metro, iba sentado ya que subo desde Buenavista para llegar a mi casa y por tal la mayoría de las veces voy sentado desde la terminal, pues bien, ese día no fue la excepción. Cabe decir que mi nuevo trabajo me hace salir entre 9 - 9:30, salgo cansado y asediado mentalmente con mil y un cosas: requerimientos, algoritmos, etc. Así pues como decía, iba sentado y la gente comenzó a subir en Guerrero, estación que se junta con la línea 3 y que siempre va llena de gente que intenta subir, sucede que varias señoras subieron al vagón lográndose sentar unas cuantas en los asientos restantes. Aún asi quedaron dos señoras de pie. Iba leyendo tranquilamente para relajarme, y en eso escucho que una de las señora que se había sentado comenzó a lanzar indirectas hacia mí porque una señora iba parada (otro punto más, siempre que puedo cedo mi lugar, y eso cualquiera de mis amigos puede atestiguarlo). Total, para no hacer le cuento más largo, la dichosa señora que iba sentada se levantó y le dio el lugar a la otra, continuando con sus indirectas sobre mí. Intencionalmente no me paré para que siguiera con sus indirectas (la verdad es que esa vez no tenía ganas de ser amable, estaba muy cansado en verdad) diciendo que la cultura y los disque estudiantes y no se qué madre más, yo sólo por dentro me reía. Pensé en contestarle, pero preferí callarme.
Hoy, iba al trabajo con un poco de prisa porque tenía que ir a una junta, subí al Metrobus después de esperar el que más vacio fuera y este llegó sin asientos libres. Al subir lo primero que ví fue a un chavo con muletas porque le falaba una pierna parado en la puerta de salida de emergencia mientras todos los asientos en la periferia ocupados por mujeres y él solo como único hombre ademá de mí. Sin dudame acordé de lo que acabo de relatar pensando en todas las indirectas que me hizo la señora esa, pensado en cómo es posible que ellas (las mujeres en general) exijan algo si no hacen lo mismo por una persona que en verdad necesita sentarse. EL chavo éste se fue de pie apretujado por los demás usuarios que abordaban el tranporte por más de 6 estaciones mientras las señoras platicaban (casi todas lo hacian, salvo una que se durmió). ¿Dónde queda la igualdad que durante años se ha pedido? Si alguien lo sabe que me lo diga a mí y a las señoras que sólo piden sentarse porque son mujeres.
Publicar un comentario