16 marzo 2006

Miscelánea

Dejemos un poco la nostalgia del momento que pasó, y hablemos de cosas más normales en la vida.
Resulta ser que el proyecto en el cual estábamos trabajando ha llegado a su fin. Fueron casi 8 meses de este proyecto de reingenieria; en el cual se van algunos cambios que realicé y que de cierta forma (toda) son de una funcionalidad completamente nueva. Aunque sólo em tocó implementar algo que alguien más hizo, los cambios que hicé tuvieron repercusión en casi toda la funcionalidad a como estaba antes. En fin, el proyecto termina y niestro futuro es incierto. Por un lado no sabemos que tantas posibilidades hay de continuar aquí, se supone que el contrato de becario era por seis meses y con posibilidad de contratación; ya llevamos ocho y hay un panorama demasiado oscuro incluso para los que son internos. La moneda está en el aire.
Por otro lado, he decidido hacer el examen del CENEVAL para mi titulación. Mi examen es en mayo y tengo un putero que estudiar. Si lo paso ya chingué, no más examenes, ni tesis ni nada, sólo pagar 3350 varos para que me den el título. Es un buen varo, pero es la forma más rápida y sobre todo barata.
Publicar un comentario