30 agosto 2009

Paseo de la Reforma

Ashby Egbert es hijo de una de las familias de la alta burguesía nuevas y sobrevivientes a la revolución, es extremadamente rico y como todos los de su clase no ha habido los cuestionamientos de: ¿ésto es bueno o es malo? Hasta que un día sufre un accidente en el cual se electrocuta y sufre quemaduras. Es a partir de este accidente donde es llevado al hospital Obrero donde su visión de "los pelados" (los pobres, la clase baja) cambia y se da cuenta de que son incluso más interesantes que su propia clase social.
Con estas ideas, Ashby crece y se casa con Nora, una joven que a diferencia de las demás parece un poco distinta ya que escribe poesia, pero después del matrimonio ella cambia y se vuelve fría y reservada; el ejemplo de la buena clase, con lo que Ashby poco a poco se desinteresa de ella e incluso de sus hijos. Una tarde por casualidad, se topa con un editor que le pide un resumen de La Sombra del Caudillo y con esto se mete al mundo de la intelectualidad donde cada sábado habrá tertulias hasta altas horas de la noche con personajes allegados a las artes; y será en esas tertulias donde conocerá a Amaya.
Elena Poniatowska escribe una novela sobre las altas burguesías de México (como lo hizo Rodolfo Usigli en su Ensayo de un Crimen) donde en esta ocasión, vemos a dos personajes mostrarse abiertos con los problemas sociales cada uno a su manera. También una historia de amor y confusión del protagonista por las dos mujeres de su vida, aunque decidiéndose claramente por una aunque la otra aún tenga un algo. La historia de una redención (si podríamos llamerle redención) de ser rico para ser pobre. Una novela escrita con rápida narrativa (como me gustan) y ágil que te envuelve (no pude dejar el libro el viernes hasta que de plano me quedé dormido. Leí como 120 páginas), un libro entretenido que despierta al razonamiento.
Publicar un comentario