22 mayo 2006

Miscelánea

Ayer se disputó la final más aburrida del fútbol mexicano de la que tengo recuerdo (ni la pasada de Toluca fue tan aburrida). Tan aburrida que le tuve que cambiar a "Pepe el Toro" para no quedarme dormido (que buena es Pepe el Toro, me cae). Así, Pachuca se coronó con su cuarta estrella y en menos de diez años de que ascendió a primera división ha logrado lo que muchos equipos en años (leáse el Atlas que lleva tanto tiempo en Primera). Siguiendo con el panbol, ayer la decepción se despidió de México con una Misa en la Basílica de Guadalupe, y a menos de un mes del mundial, esperemos que rindan un buen papel en dicho certamen.
También, a menos de mes y medio de que en México se celebren elecciones, ha habido una serie de movimientos para promover el voto entre los jóvenes; en las elecciones del 2003, hubo un abstencionismo del 61 por ciento entre jóvenes de 18 y 35 años que no fueron a las urnas. No está mal que no votes si en verdad no te identificas con algun candidato (yo preferiría ir y anular mi voto en las urnas, pero en fin), sino el hecho de que muchos de estos no lo hacen por que ni siquiera las interesa quien les gobierne. Son pocos los que en verdad toman en cuenta este motivo. Vamos a ver como va esto después del 2 de julio.
Comencé a leer Baudolino de Umberto Eco, uno de esos libros que me recomendó David y que tanto le facinan de Eco, pues está mas o menos, apenas llevo 60 páginas, eso porque no he tenido demasiado tiempo, pero se ve que se pondrá mucho mejor. La historia es sobre la Edad Media y un tipo de nombre Baudolino que se vuelve el favorito de Federico Barbarroja y éste le adopta.
Publicar un comentario