15 mayo 2006

Cloudy, rainy day

Sin decir más, amo los días lluviosos como los que estas últimas semanas han traido consigo, más que nada por motivos de circunstancias o ese dejo de sentimentalismo que traen. Digamos que en cierta forma son pragmáticos y son tan melancólocos que algunas veces sólo quieres quedarte acostado en la cama pensando en cosas que han sucedido a lo largo de tu vida.
Por ejemplo, ahora mismo escucho "Mi Caramelo" de Bersuit; esa canción me recuerda un cuento de mi ídolo Benedetti sobre un amor eterno que nace desde la adolescencia de ellos y termina en un tren después de 40 años de no relación. La borra del café también es muy parecido a la canción y al relato anterios (también de Benedetti). La melancolía que deja es la neta. Cambio el winamp a Coldplay con "The Scientist".
Después de todo, la nostalgia de los recuerdos nos trae consigo un estado de animo especial que sin duda nos molesta un poco pero es es lado masoquista que todos tenemos dentro y nos gusta recordar el dolor, o n o necesariamente el dolor, sino lo que nos gustaba de ciertos momentos de nuestra vida. A final de cuentas es un periodo lindo que pocas veces se produce.
Por eso me gustan los días lluviosos, por ese estado de ánimo que te producen.
Publicar un comentario