10 mayo 2006

Madres

Hoy ni debería escribir sobre este día ya que llegaríamos al punto de todos los años escribir sobre lo mismo y hacer una recursividad sobre el tema más tocado en un día en particular del año. Para que mencionar que hoy los negocios hacen su agosto vendiendo y duplicando los precios de los regalos que estamos dispuestos a obsequiar. Para que decir también que los restaurantes se atascan haciendo fila como si hubiera alguna entrada a un concierto o regalaran algo; que los ramos de rosas alcanzan precios exhorbitantes; que los chocolates son de los productos que más se consumen y que lo que menos quieres es olvidar a tu madre en este día.
Total, ya sabemos todo esto. Cada año se repite de igual forma y sin demasiadas variaciones en los acontecimientos del día. Niños vestidos de inditos, chinaspoblanas, charros, o cualquier cosa que tenga un baile típico en el país y que por motivos poco conocidos son elegidos para que este día sean bailados por los chiquillos, intentando deleitar a sus madres con piruetas emuladas del baile.
Es un día en el que todos absolutamente todos nos acordamos de nuestra madre, sin importar que no el hablemos nunca o que ni siquiera tengamos en mente su cumpleaños; que estemos tan ocupados que no podemos dedicarle un minuto. Es una especie de redimirse, demostrando en un día todo lo que nos importa; aunque también lo es de hipocrecía.
Pero en fin, es otro 10 de mayo. Felicidades a las Mamás
Publicar un comentario