01 diciembre 2005

A mí no me va a pasar.

Resulta extrema el grado de población a nivel mundial que esta contaminada por el viros de Inmunodeficiencia Humana o VIH; el alto nivel de personas que son portadoras de esta pandemia que ni siquiera tienen la más remota idea de su condición de seropositivos. Hoy es el día mundial de la lucha contra el SIDA, y lo que resulta aún más sorprendente de todo esto, es que habiendo tanta información al alcance de cualquiera en nuestro país, la cifra de casos registrados aumenta significativamente día con día.
Tendenciosamente, debería ser al contrario, entre mayor sea la información, menor o igual el número de casos nuevos, pero la lógica nunca se sigue al pie de la letra y como mencioné arriba, los casos aumentan día con día. Parece irrisorio que la mayoría de las personas crean que por ser él mismo, o por saber todo lo que en teoría debería de saber, no les va a pasar jamás. Grave error, la mitad de los casos o más, son debido a una falta de conciencia verdadera sobre el mal; en otras palabras, menosprecio de todo lo referente a el virus.
Hace dos semanas leí en la especial de Sexo de Conozca Más, algunos avances que se han logrado contra la horrible pandemia. Aunque los resultados son demasiado esperanzadores, no se puede cantar victoria ante esta tremenda situación social; la forma de transmición varía en cada región del mundo, pero dos de los sectores más lastimados siguen siendo los homosexuales (gays y lesbianas, no sólo el grupo gay) en general; asi como la prostitución que registra el mayor número de casos. También es preocupante, que las mujeres sigan creciendo como uno de los grupos más vulnerables.
La batalla es larga y podrá seguir siendo así mucho tiempo. Los antirretrovirales siguen siendo la slavación de muchos, pero no puede ser eterno. Tal vez en un punto no muy lejano del futuro se encuentre una cura total a la enfermedad, que sólo sea un triste recuerdo en el pasado comunal del mundo; pero mientras, debemos seguir luchando contra ella, no menospreciándola como muchos hacemos, porque a cualquiera podría pasarle.
Casa de la Sal, es una agrupación no gubernamental que se encarga de dar alojamiento permanente a niños que cuentan con la enfermedad, les dan un proyecto de vida sin marginarlos de una vida normal. Esta agrupación es de las más importantes en este ámbito.
Publicar un comentario