04 abril 2005

Mil y un días para recordar

Las cosas que el hombre ha inventado. Primero viose en la necesidad de medir el tiempo y creo el reloj; luego en la necesidad de contar las fechas, y creo el calendario y con el calendario los meses y los días, y como consecuencia de estos los años...
Años, décadas, siglos, milenios, eones.... la cantidad de tiempo ha sido siempre englobada para el uso rápido y corriente de éste por el hombre. Fechas importantes han sido marcadas en cada una de las historias personales y mundiales de las personas y los países que no tienen más que hacer que rememorarlas y ver de ellas; aprender y no cometer los errores que ellas nos recuerdan; o por el contrario, festejarlas, celebrarlas y enorgullecerse por ellas. Miles de fechas importantes, no podemos negar que forman parte de una identidad nacional, cultura y patrimonio.
Las cosas no funcionarian si no supiésemos que es lo que pasa cada dia; la fecha de hoy, la de mañana o en quince días. Fechas de nmacimientos, de muertes, de aniversarios, estarían olvidados es el limbo y la importancia que les confieren y conferimos las personas sería dada a otras cosas, pero a los días no.
Sí, es un poco idiota este apunte, sólo quería hacer mención a los días, al extraño gusto e importancia que les ponemos y a la situación que les damos a cada uno de ellos, como hoy, cuatro de abril, día de San Isidoro, de San Teódulo, San...
Publicar un comentario