05 mayo 2013

Mort

Sin duda siempre he sentido una gran fascinación por el concepto de la "La Muerte" como aquél encargado de dar fin a la existencia de la vida. Ese ente superior al que tantas y tantas culturas y religiones le tienen el respeto/miedo a que llegue. Es por eso que uno, si no es que mi favorito, de todos los personajes que aparecen en los libros de Terry Pratchett es La Muerte; ser que se define el mismo como: la representación antropomorfa del concepto de morir, que no sólo se limita a los humanos. 
Su función, llevarse a todos y cada uno de los seres vivientes en el Mundodisco, una obligación que puede parecer aburrida (y de hecho lo es) pero alguien tiene que hacerlo; pero no por eso hace que La Muerte sea un ser al que no intente comprender a la materia prima de su trabajo: Los Humanos.
Mort es la cuarta novela de Pratchett sobre el Mundodisco y es la obra que más adaptaciones ha tenido siendo portada a obra de teatro. Mort nos cuenta la historia de cuando La Muerte (quien recordemos siempre habla en mayúsculas) visita al joven Mortimer, o Mort como todos le dicen, y le ofrece un trabajo de aprendiz. Es así como La Muerte se comienza a interesar más y más en las cosas que hacen los humanos y por su parte Mort se hace cargo del trabajo de su patrón: Llevarse a las almas de aquellos que mueren, aunque no siempre es necesaria su presencia,  hay veces que si lo es y esto lo entenderá cuando, siendo su primera noche a cargo, deje vivir a una princesa y por ende la realidad se verá afectada.
Mientras La Muerte sigue en su "vida" humana, su hija Ysabella (porque tiene una hija), su criado el mago Albert (quien por fallo de un experimento para alejar a la muerte terminó con viviendo con ella. También fue el fundador de la Universidad Invisible) y el mismo Mort se verán obligados a buscarle para que repare la realidad antes de que esta se repare sola y traiga consecuencias poco ortodoxas al mundo...
Publicar un comentario