22 mayo 2009

Las aguas

De los libros y películas que he visto en lo largo de mi vida he descubierto que dos ciudades siempre están con clima lluvioso: México y Londres.
Londres, cuna del esnobismo, del la frialdad, de la burguesía, de Sherlock Holmes; siempre se ha caracterizado por la típica lluvia que a todas horas cubre la ciudad. Vemos-leemos a los personajes de la ciudad con su paraguas en mano, el cubretodo a todas horas a pesar de la microfalda de las féminas y el short de los ingleses, una ciudad donde la lluvia es otro de los habitantes.
Por su parte, México siempre es retratada como la ciudad de la lluvia imprevista: llueve en invierno como en verano, en primavera como en otoño sin el menor aviso, así de repente. Por ejemplo, si lees libros de hace algunos años, encontrarás que las lluvias mexicanas son también un protagonista de la ciudad, esta gran ciudad de la furia. Paco Ignacio Taibo II retrata en sus novelas de Belascoarán Shayne el agua que lo sigue; Gustavo Sainz es su Compadre Lobo nos relata las desventuras por una ciudad de noche en donde la lluvia es invitada. José Agustín también en su Cerca del Fuego nos pone en los intentos de recordar su vida.
Una cosa de esto, es cuando muchos ilustrados siempre mencionan cuando los climas se ponen como en estos días nublados y lluviosos que el clima es londinense cuando en México tiene ya su historia con las aguas...
Publicar un comentario