05 septiembre 2008

Un Asesino Solitario

En 1994 hubo un atentado contra el candidato oficial que le costó la vida, pero un día antes hubo otro atentado en Culiacán que nadie recuerda. En 1994 se esperaban tantas cosas que podrían hacer la diferencia que se esperaba desde años: jugar el mundial bien, unas elecciones limpias, la guerrilla... Pero en cambio nada de nada.
Un asesino solitario de Élmer Mendoza es un libro que nos pone en ese año gracias a los recuerdos de Jorge Macías, un gorila de la secreta (para quien no conoza el término, un gorila era aquél que ayudaba a los tiras (policias), judas o cualquier otro elemento del "orden público" a madrear, matar y demás madres; portaban charolas pero no eran "oficiales") que trabaja en los Pinos a la orden del Jefe H "limpiando" la zona o haciendo trabajos para el presidente. Recuerdos de como fue contratado para matar al candidato, cosa que se les cebo (con él claro...), además de sus vivencias personales desde que fue recortado del grupo del Jefe H hasta el momento del atentado. Un libro que nos pone en los zapatos de un vato acá bien chiles, de la raza, adicto al perico y al gallo al güisqui cuando hay que celebrar pero sobre todo a la cocacola con galletas pancrema, a las viejas y enamorado de la esposa de uno de sus mejores amigos; con otro cuate juda allá en Culiacán que le pone un cuatro y con un chingo de desmadres aca pa cagarse de la risa, simón que si.
Visto desde los ojos de un priista a la antigua, "de la vieja escuela" donde el oficialismo se ve en todo sentido, en todo momento; donde todo lo que se hace es porque el Presi así lo quiere.. un cuate alineado al gobierno que todo lo que no es no le cabe, así es el Yorch en esta novela de Élmer Mendoza

Publicar un comentario