23 septiembre 2008

Doctor Simulacro y Crónicas Marcianas

Hoy dos libros.
Doctor Simulacro es una novela que compré el fin de semana antepasado y eso porque llevaba Por quien doblan las campanas de Ernest Hemingway y Crónicas Marcianas de Bradbury (que vendrá el resumen posiblemente en dos párrafos, tal vez más...) y mi asidua necesidad de encontrar una novela policiaca (y por el hecho de que está ilustrada por Bachan) me hizo verla y comprarla.
Es una historia un tanto cuanto rara sobre Epifanio, o el Doctor Simulacro, y su vida desde pequeño y el extraño modo en que esta se desarrolla entre la literatura y el derecho. La historia la cuenta su antiguo secretario que idolatra al doctor, como él le llama, tanto así que un grupo de mercenarios entran a su casa y le obligan a escribir las memorias que el doctor le confió y es así como se desarrolla la historia: entre recuerdos y opiniones, tesis del autor y demás cosas.
Algunas veces la historia se vuelve demasiado tediosa, sobre todo en la parte de la tesis. Pone conceptos sobre la vaguedad del sistema judicial y replantea cosas interesantes; pero les da la vuelta con el reality que se desarrolla. Es un libro curioso, sobre un metrosexual no metrosexual, ávido de justicia y con teorias que pueden cambiar al país entero.
Después del anterior siguió Crónicas Marcianas, ya que me quedé picado con Bradbury desde Memoria de Crímenes y me dió por leer algo más de él. Si algo que me gustó de Bradbury es que es el tipo de escritor que no olvida los detalles (como mencioné la otra vez a Élmer Mendoza), y más en una serie de cuentos que se escribieron con algunos años de diferencia entre ellos, pero que conjuntados y con algunos otros intermedios conforman una antología-novela sobre el humano en Marte, desde las trágicas primeras expediciones (1999) hasta el fin de la Guerra Nuclear Terrestre en el año 2026. Dichos cuentos tienen como protagonistas primeramente a los verdaderos moradores de Marte: marcianos, y después de ello a los invasores terrestres cuando los originales han perecido. Cuentos de calidades impresionantes que reflejan las ideas del escritor en un cien por ciento (le caen bien los mexicanos), el odio (y miedo) a la guerra, los valores, los gustos literarios y hasta el arrepentimiento de los hechos... un excelente libro que intercala personajes entre cuento y cuento y haciéndote recordar el cuento perteneciente... muy bueno
Publicar un comentario