26 octubre 2009

Picnic en la Fosa Común

Creo que nunca había leido una novela de terror mexicana, o por lo menos no lo recuerdo ahora, pero Picnic en la Fosa Común es una novela que sin duda te deja una semilla de miedo en tu cabeza.
Armando Vega-Gil, el bajista de la agrupación musical mexicana conocida como la Botellita de Jeréz, antropólogo, guionista, cortometrista y escritor; nos regala una novela al nivel de una de Howard Phillip Lovecraft con su terror primigenio además de una entretenida novela policiaca donde la corrupción en la ciudad de México (como en gran número de las novelas policiacas mexicanas) sale a flote, en este caso tapando y solapando las acciones de una gran corporación que ha tenido un crecimiento tremendo a partir del sismo de 1985. Pero no solo es una empresa que ha ganado N contratos de construcción de la ciudad, sino que bajo todo eso existe un culto que pondrá a "temblar" a la urbe y especialmente a Bernardo Vera, Veritas (aunque él prefiere que le llamen Véritas, como en latin, pero pocos lo hacen) quien ha descubierto las pistas de este rito que vive en el subsuelo de la gran ciudad...
Una gran narrativa, valiéndose de los mexicanismos naturales en las narraciones, de una escritura rápida y amena que te hace deborar las 419 páginas que componen el libro y sobre todo de datos perfectmanete bien ubicados, que te llenan la cabeza con los hechos actuales y a su vez con lo que el autor quiere darnos (que terminan haciendo que tú lector, los hiles y te creés una relación de lo real con la ficción), y con un final completamente inesperado (al más puro estilo de Lovecraft). Picnic en la Fosa Común es uno de los mejores libros que he leído este año sin duda.
Como última nota para que vean que bien está el libro, hoy por la mañana veía en el noticiero sobre un hundimiento en Álvaro Obregón que inmediatamente me llevó la cabeza al argumento del libro. (cuando lo lean sabrán a que me refiero....)
En fin.
Publicar un comentario