19 octubre 2009

Miscelánea: Mudanzas

Desde hace algunos días me ando mudando a un pequeño departamento que ando comprando (digo ando porque aún no lo pago, sólo he dado el enganche (ni hablar de mi pobreza en estos momentos)) allá por el rumbo de Nativitas. El fin de semana me ayudó mi madre y mis hermanas a llevar todas mis cosas, y debido a la cantidad de cosas que había (aún sigo preguntándome como cabía todo en mi cuarto), el peso de todo era una chinga en verdad, y luego subirlo hasta el cuarto piso y sin elevador....
Me siento orgulloso de lo que estoy haciendo la verdad de las cosas. Ya hasta tengo una pequeña inquilina (no, no es mi novia... aún): una gatita (que creo que tiene parásitos y yo sin saber donde hay una veterinaria cerca de la casa, si alguien sabe de una por el metro nativitas avísenme) que se llama Botas (aunque andamos en cambiarle el nombre por Nana, aunque todos le decimos bebé gat@). He tenido un buen número de gastos: comprar cosas, tele, muebles, calentador, colchón, cositas (que papel de baño, cortina para el baño, persianas de papel provisionales mientras compro cortinas, etc.); incluso faltan los gastos fuertes como refrigerador, estufa y (posiblemente) lavadora.
Estoy descubriendo el placer de vivir solo (y con ello las responsabilidades que conlleva).
Publicar un comentario