22 noviembre 2012

Sin hogar ni lugar

Última novela del círculo de Los Evangelistas empezada por Que se levanten los muertos, y sucesora de Más allá, a la derecha (que tengo pendiente por leer, en algún lugar de la casa estará) nos sitúa a los 3 evangelistas (Mark, Lucien, Mathias) y al aleman Louis Kehlweiler (nuevo para mí y que toma casi el completo protagonismo del libro) en un caso de un asesino serial de mujeres y al posible criminal; el extraño y lerdo Clément Vauquer, hijo adoptivo de Marthe (una de las soplonas del aleman) que se dice completamente inocente a pesar de que hay testigos que lo vieron en las escenas del crimen.
Particularmente el desarrollo del libro me pareció muy bueno: la historia me atrapó de principio a fin, bien lograda. Lo que no me gustó fue el poco protagonismo que los 3 evangelistas y el tio tienen en este libro y todo lo toma Kehlweile. Recordando el primer libro, donde los 4 son los protagonistas casi por partes iguales y la trama toma aires más enredadas y sorpresivas, esta línea argumental fue demasiado recta: un caso, un sospechoso, un investigador, un motivo. Además poco contacto con los sui generis evangelistas y sus alocados pensamientos y comportamientos, salvo con Mark que es el ayudante de Louis, incluso relegando al tio a un papel de mandadero siendo él enlace con la policía en el primer libro. Creo que los personajes tenían más para salir.
Aún así, me gustó.
Publicar un comentario