28 junio 2010

Miscelánea

Desde hace un par de semanas terminó el semestre en la escuela. Debo decir que no me siento como el gran estudiante de letras y no me entusiasma la carrera como yo esperaba. Estoy completamente en desacuerdo en la forma del análisis literario que se maneja. Y peor aún, a falta de tiempo para leer y hacer reportes se me complicó bastante este primer semestre. A final de cuentas pasé sólo dos materias: investigación y redacción con 9 y literatura hispanoamericana del siglo XX con 8. Las otras dos, una la maestra no me dejó hacer examen según ella por que sólo entregué 7 tareas de 10 (una vieja muy mamona) y la otra definitivamente opté por reporbarla ya que no hice ni trabajo final, ni leí lo suficiente para el ezamen.
Cada día el trabajo es más apremiante. Estamos con retrasos y atorados un poco con el desarrollo por problemas de recursos no muy brillantes. Influye la verdad en varios sentidos.
Cambiando de tema, en estos últimos días leí Escrito con un Klinex de Élmer Mendoza que es un trabajo de cuentos breves y simpaticos, donde el principal es el que le da título a la antología y es un pequeño cuento negro con el retorno del Zurdo Mendieta, aquel que fuera protagonista del libro Balas de Plata.
También leí ¿Quién mató a Christian Kustermamn? de Roberto Ampuero, una novela policiaca sobre el asesinato del hijo de un empresario de derecha de Chile. El hijo estuvo vario tiempo fuera del país sobre todo durante parte del régimen de Pinochett y que regresó al país cuando comenzó la democratización. Fue muerto al parecer por un lío con drogas en su restaurante, pero hay algo que no le cierra al señor Kustermann y por ello contrata al detective Cayetano Brulé para invesrigar la verdadera naturaleza del asesinato de Christian. Y conforme se avanza en la investigación comienza a verse que la ideología del hijo no es lo que todos pensaban.
Continué con un librito llamado El cura Hidalgo y sus amigos: 53 viñetas de la guerra de independencia de PIT II donde nos narra de esas situaciones históricas curiosas como él sabe contárnoslas: graciosas, oportunas, inteligentes.
Y ya para terminar este post, mañana es mi cumpleaños, ahí se aceptan felicitaciones :)
Publicar un comentario