23 julio 2010

Miscelánea

Sin duda esta semana es la que menos he estado escribiendo, incluso en todo el mes. Ya parece cantaleta, pero la cruel realidad es que el trabajo me absorbe.
El pasado 29 de junio cumplí años y ni siquiera tuve tiempo de escribirlo (salvo en mi twitter), que también hay que decir no es el mejor lugar donde escribo. Sencillamente hay veces que no sé que putas poner, no tengo nada interesante que contar: qué, que generé una nueva clase?. ¡Bah!
No tengo tiempo de escribir, por más que la inspiración me llega no encuentro el tiempo ni las ganas; tan solo el pensar en lo que hay que hacer me desinspira; eso sí, mi cabeza siempre está imaginando historias, secuelas de historias o imaginando cosas y situaciones. Tal vez algún día tenga ese tiempo que necesito, y sólo espero que cuando ese tiempo llegue tenga las ganas y la voluntad de escribir.
Por otro lado, he leído. He aprovechado este mes y medio de vacaciones de la escuela para leer lo que realmente me gusta y, si no, lo que yo quiero. Descansé, me reencontré con "mi" literatura, aquella que me hace reír, querer llorar, sonreír, emocionarme, defraudarme...pero lo que yo necesito. La próxima semana me tengo que reinscribir a la escuela. Debo dos materias (Literatura española del s XX y Lingüistica),pero no pienso recursarlas. Voy a meter otras que mi gusten o que me llamen la atención y no las 4 reglametarias sino 2 a lo sumo. Volvemos a lo que puse en el primer renglón de este post: no tengo el suficiente tiempo.
Ya termino esto, no sin antes mencionar los títulos que leí la semana pasada: Uno fue Sabor a mí de Pedro Juan Gutiérrez, un cubano que nos narra peripecias en Cuba, en los barrios marginados de la Cuba de los 90's y mucho pero mucho encuentro sexual. Es una especie de minicuentos con "experiencias personales". Me gustó mucho y fue un regalo de mi cuñado.
El otro fue una antología de cuentos titulada Sólo los niños (o algo así) donde participan varios autores (que no recuerdo a todos) sobre historias de niños o pre púberes. Todos los cuentos perfectos y emocionantes. Muy bueno.
Publicar un comentario